¿Por qué Cartes es un nostálgico de la dictadura stronista?

0
2432

El presidente Horacio Cartes tiene un muy buen recuerdo de Alfredo Stroessner, pues durante la dictadura, y con ayuda de algunos protegidos del régimen, fue que comenzó su fortuna, cuyo origen no es de lo más legal, según recuerda el periodista Cesar “Chiqui” Avalos, en su libro “La otra cara de Horacio Cartes”.

La publicación relata que a mediados de 1984, cuando Cartes contaba con 28 años, congenió con el entorno familiar del entonces influyente General Francisco Brítez, Jefe de la Policía del gobierno stronista. Horacio y los hijos del militar, como muchos otros avivados de la época, montaron una empresa fantasma con el único objetivo de cometer fraudes con supuestas compras en el exterior. Fue así que fundaron Humaitá Turismo, en Estrella esq, 14 de mayo, donde cuatro personas constituyeron la sociedad, Horacio Cartes, Tomas Zubeldía Estigarribia, Adolfo Chavarría y Eduardo Schaerer. Estos “abrieron una cuenta corriente, la 17-00251-5,  en Central Bank of New York con el nombre de fantasía de  Ñandutí, en la que se depositaron 1.592.800 dólares valiéndose de supuestas operaciones de importación de insumos agrícolas, que jamás llegarían al Paraguay y sólo servirían para conseguir los dólares preferenciales a G. 240, ganando cuantiosas sumas con la venta posterior de las divisas en el mercado paralelo, a 400 y más guaraníes por cada dólar”, señala el libro.

La estafa, que involucró a varias empresas fantasmas y benefició a una veintena de personas (entre ellas a Cartes), causó un daño patrimonial al estado de más de US$ 100 millones entre 1984 y 1985, según estimaciones que se publicaron en el Diario Hoy y que recopila Avalos en su obra.  El esquema se sustentó en en las flexibilidades contenidas en una Resolución del Banco Central del Paraguay (acta 80 del 24 de mayo de 1984) que en uno de sus apartados decía en el inciso d) Igualmente, serán liquidadas al tipo de cambio de doscientos cuarenta guaraníes (G.240) por dólar las importaciones de los siguientes productos: Insumos agrícolas e insumos industriales para las empresas que procesan materias primas nacionales.

 

Dejar una respuesta