Policía gasta G. 500 millones en catering, mientras patrulleras caen y agentes pasan hambre

0
2291

Solo en 2016, la Policía Nacional gastará más de G. 500 millones para servicio de catering, mientras que las patrulleras en la zona norte se caen a pedazos por la falta de mantenimiento y los agentes de campo pasan hambre por la falta de alimentos en las comisarías. comida3

En marzo de este año, el Comandante de la Policía Nacional, Críspulo Sotelo, firmó dos contratos por un total de G. 503 millones. Este monto fue comprometido para la provisión de bocaditos dulces y salados, bebidas, buffet de comidas frías y calientes, además del alquiler de copas, cubiertos, servicios de mozos y equipos de sonido.

La Comandancia de la Policía fue bien específica en sus pedidos gastronómicos en el Pliego de Bases de la licitación. Por ejemplo, en lo que es comida caliente, solicitaron carne a la parrilla (costilla, vacío, pollo) y que la cocción se haga en el lugares que se hagan los encuentros. Deben incluir chorizos, sopa paraguaya, ensaladas de papa, rusa, arroz, poroto y verdeos. También previeron festival de pastas, ravioles, lasaña, ñoquis, canelones, que deben incluir como plato de entrada choricitos al vino.

Los encargados de la licitación no se olvidaron de pedir platos fríos: medallones de lomito con salsa madera, peceto al horno, suprema de pollo, papa a la crema etc.comida22

Las empresas beneficiadas fueron Alimentos y Servicios SRL (de Claudia Kent) con G. 296.048.591 y Las Hermanas (de Graciela Medina) con G. 207.400.000.

Estos contratos de casi US$ 100 mil en total, para eventos de marzo a diciembre de este año en el que participan altos jefes policiales en la capital, es un contraste macabro de la situación en la zona norte, donde no hay rubro para alimentar a los agentes de comisarías ni para la reparación de las patrulleras.

Un claro ejemplo de la realidad en zonas de influencias del EPP se vio en la ciudad de Horqueta, donde en la comisaría hicieron una “vaquita” para comprar una oveja y ofrecer en sorteo a los vecinos. La intención era recaudar G. 3 millones para arreglar una de las patrulleras averiadas. Al tomar estado público, el jefe de esa unidad fue destituido y la rifa del animal fue suspendida.

Dejar una respuesta