Desesperados por rekutu: Primero “reviven” a 1142 muertos y ahora denuncian conspiración en whatsapp para matar a HC

0
1515

En el cartismo están tan desesperados para incluir vía enmienda la figura de reelección presidencial en la Constitución (es ilegal), que cada iniciativa termina en el ridículo. En las últimas semanas de diciembre pasado anunciaron una recolección de firmas en el marco de una iniciativa ciudadana para pedir la enmienda pro rekutu presidencial. El 13 de enero, con bombos y platillos presentaron las carpetas al Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) con más de 357 mil firmas. Si bien al principio quisieron ocultar las planillas, la presión ciudadana obligó a exhibir los nombres y firmas de los que pedían que el presidente Horacio Cartes pueda pelear por otro periodo.

Desde los primeros minutos que se levantaron las nominas por internet, las irregularidades comenzaron a saltar. Varios denunciaron a la fiscalía que fueron incluidos en las planillas sin consentimiento y que sus firmas fueron falsificadas. El TSJE informó que unas 1.142 firmas corresponden a datos de difuntos, 3.137 son datos incompletos; 4.448 no son legibles; 13 no tienen firma; 6 son electores en el exterior, 27.174 son repetidos; 19.498 no figuran en el RCP; 12.931 son datos diferentes o de extranjeros; unos 97 residentes en el extranjero, 163 condenados (presos), 296 menores y 59 inscripciones inhabilitadas.

Los cartistas intentaron culpar a la oposición de haber filtrado las firmas y los difuntos, aunque luego reconocieron su responsabilidad. Horacio Cartes se llamó a silencio y sus asesores pidieron a los responsables de seguridad mantener alejados del Mandatario a los periodistas acreditados a la Presidencia para que los mismos no hagan consultas que incomoden al Presidente.

Pifiada de senadora para desviar atención

Como “anillo al dedo” vino al oficialismo un error que cometió la senadora opositora Desire Masi, del PDP, en el marco de una conversación en broma vía chat. La misma preguntó en un grupo de Whatsapp, conformado por legisladores de la oposición, sobre la posibilidad de conseguir “un sicario de medio pelo” para supuestamente matar al presidente Cartes. La consulta iba dirigida al titular del Congreso, el liberal efrainista Robert Acevedo, político de Pedro Juan Caballero. Este respondió con emoticones (pequeños dibujos) de bombas, dando a entender que sería mejor usar artefactos explosivos. Cada frase terminaba con imágenes de caritas de risas, en señal de que se trataba de un chiste.

Lejos de considerar chistoso este diálogo, en el cartismo lo presentó como un plan para asesinar a Cartes y pidió a la Fiscalía investigar el asunto. El Ministerio Público, a cargo de Javier Díaz Verón (con mandato vencido y la intención de seguir en el cargo, lo que dependería en gran parte de Cartes), no tardó en designar un agente para que investigue la denuncia realizada por funcionarios dependientes del Poder Ejecutivo.

Para la oposición, esta denuncia de un plan de asesinato no es más que una ridícula estrategia para desviar la atención de las firmas falsas detectadas que pedían la reelección de Cartes y que también fue denunciado a la Fiscalía hace unos días, pero que avanza lentamente.

Dejar una respuesta