Con fondos para cultura, Morselli pagó mecánico, plomero y taxi, denuncian

1
778

Con dinero público, que le fueron transferidos por El Cabildo para proyectos culturales, la Asociación Comuneros realizó pagos, aportes y desembolsos varios que van desde el mantenimiento de la camioneta que usa Margarita Morselli, hasta por el inflado de globos a gas y trabajos de plomería. Las órdenes de pago provienen de la propia Morselli, sobre quien pesa tres denuncias por supuesta lesión de confianza, mientras que sigue en el cargo y en el Senado no se toman medidas.

El Centro Cultural El Cabildo es una dependencia del Congreso Nacional y su directora, Margarita Morselli, quien hace 14 años está en el cargo, realizó firma de convenios y acuerdos que deberían corresponder al presidente del Congreso, según estipula la resolución de creación de dicho centro cultural.

Uno de esos convenios lo firmó con la Asociación Comuneros mediante el cual la dependencia del Congreso le transfiere fondos para que esta lo administre y destine para proyectos culturales. Sin embargo, lejos de destinarlo exclusivamente a cuestiones de la cultura o el arte, dicho dinero se utilizó para otros menesteres o gastos propios del Cabildo, incluso sin pasar por los procesos legales de concurso de oferentes o licitaciones públicas.

De las tres denuncias que están en la Fiscalía en contra de Morselli, una de ellas detalla la supuesta comisión del delito de lesión de confianza y enumera una serie de pagos, desembolsos o aportes realizados por Comuneros, con plata del Cabildo, que superan los G. 5 millones, pero que no pasaron por los procesos exigidos por la Ley para una total transparencia. Estos pagos suponen un presunto perjuicio patrimonial preliminar de G. 4.804.496.119, según reza la denuncia.

Pagó mantenimiento de vehículo y hasta servicio de plomería con fondos para cultura

Lo llamativo, dentro de la lista presentada a la Fiscalía, es que, aparte de la evasión a los controles, se realizaron llamativos pagos por cuestiones que nada tienen que ver con la cultura, entre ellos pagos por eventos deportivos o servicios como arreglo de vehículo y plomería.

Por ejemplo, dentro del listado que figura en la denuncia presentada a la Fiscalía, Comuneros pagó en 2015 con dinero del Cabildo un total de G. 12.045.000 por el mantenimiento de la camioneta Mitsubishi Triton que utiliza Margarita Morselli, y otros G. 8 millones por el inflado de globos a gas que se lanzó durante el lanzamiento del Rally Dakar en 2017. La plata para cultura se utilizó también para pagar por servicio de taxi.

Así también, en los años 2015 y 2016, se pagó un total de G. 300 millones como “aporte” para el evento deportivo Marathon Internacional de Asunción (MIA). De la misma manera, el apoyo en efectivo alcanzó para “el proyecto 2° torneo de ajedrez profesional organizado por la presidencia de la Honorable Cámara de Senadores” en 2015, por un monto cercano a los G. 40 millones.

El Cabildo, a través de Comuneros, no solo pagó eventos deportivos o reparaciones varias, sino también reparaciones y obras, compra de muebles, aparatos electrónicos y eléctricos, obsequios y servicios de traducción en eventos realizados en el Congreso como el encuentro de la Red Parlamento Abierto de Parlamericas, o por visita de congresistas de otros países, como el caso de parlamentarios rusos que visitaron el país en 2016. Cabe señalar que el Congreso posee su propio presupuesto para estas cuestiones oficiales y protocolares.

Morselli realiza los pedidos de pagos

Funcionarios del Congreso comentaron a esta página que todas las órdenes de pago, aportes o desembolsos dirigida a Comuneros, la realiza la directora Margarita Morselli. Esta asociación funge como una dirección administrativa para los pagos del Cabildo, sin cumplir los procesos obligatorios al recibir fondos públicos.

En cuanto a apoyo a la cultura, Comuneros también desembolsó, entre los años 2014 y 2017, aportes para proyectos audiovisuales que superan los G. 1.000 millones. No se sabe cuál fue el criterio para la elección de los proyectos ni del monto en efectivo para cada proyecto.

Un grupo de ciudadanos que exige la renuncia de Morselli por falta de transparencia, denunció que la directora del Cabildo creó una especie de “clientelismo cultural” beneficiando sólo a sus “amigos”, entre ellos artistas, historiadores y periodistas.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta